El dia de la mujer trabajadora… con hijab

Una mujer en paro vió un anuncio en el periódico. Le gustó lo que ponía, “se necesita dependienta para una tienda de cosmética” y se decidió a enviar su currículum. Cuando la empresa recibió su misiva, no dudaron un segundo en contratarla, la llamaron por teléfono y quedó todo apalabrado a la espera de recibirla para verla en persona. Una vez que la mujer llegó al lugar, a los dueños de la tienda se les cambió la cara. Tras una media hora de entrevista una de las dueñas del negocio de cosmética le espeta,

-tu currículum es perfecto, tus habilidades comunicativas y tu trato amable y pausado es lo que buscamos, sinceramente hemos entrevistado ya a mucha gente y tenemos claro que tu eres la mejor candidata, pero si quieres trabajar aquí, te vas a tener que quitar eso que llevas en la cabeza-

La mujer, asombrada por el requerimiento le pregunta que a que se refiere, la empresaria le responde;

-Eso que llevas en la cabeza no es bueno para el negocio, verás, esto es una tienda de cosmética, de moda ya sabes, y llevar un pañuelo en la cabeza es algo muy retrógrado para nuestros clientes, no les puedes vender moda, glamour, belleza a la gente con ese pañuelo en la cabeza-

La mujer se quedó perpleja, aquella mañana se había puesto un pañuelo de Tim Van Steenbergen que precisamente había visto llevar a sus modelos en la pasarela Milan de este año y que todos los críticos aseguraban iba a volver a la moda en la primavera 2011. Tras un pequeño rifirafe de opiniones y entendiendo la empresaria que, además, la mujer sabía más de moda que ella, la contrató sin reparos, justo después de aclararle que no era musulmana.

Hoy se celebra el Dia de la Mujer trabajadora, y hay muchas mujeres que por su apariencia no son contratadas en muchas empresas. Hoy no puedo dejar de acordarme de mis hermanas con hijab, que ven como se les escapan ofertas de trabajo de las manos por el simple hecho de haber decidido vestir como les da la gana. Para que una mujer tenga dignidad, debe tener el derecho a decidir cómo vestirse y no que contínuamente estemos a la deriva de lo que la sociedad demanda. Y que decir del tema de los estudios, cuando ciertas mujeres, que han decido llevar el hijab, no son bienvenidas en centros educativos que hasta cambian sus reglamentos internos con tal de evitar darles clase. Si a una mujer por el hecho de llevar hijab, se la aparta de los estudios y no se le permite trabajar, quien la oprime no es el pañuelo de la cabeza sino la sociedad que permite que esto ocurra.

Hay muchas chicas que, como Najwa Malha, han sido sacadas de sus aulas por no vestir “a la moda” (mientras, sus compañeros pueden llevar piercings, rastas, reflejos y hasta el pelo de colores), una abogada, Zoubida Barik, fue expulsada en Madrid del salón de juicios donde representaba a su cliente por llevar hijab, expulsión además avalada por el Tribunal Supremo. Una cirujano española, Rachida Salam, fue conminada a salir de un quirófano en Galicia por el jefe de servicio por llevar hijab ante las “quejas del paciente”. Una maestra, Jadiya Amin, fue expulsada de la guardería donde prestaba sus servicios porque un dia decidió ponerse el hijab.

Y en Melilla, hemos visto como hace muy poco, Air Nostrum ha declarado que no va a permitir que las asistentes de vuelo en sus aviones lleven pantalones y que sus faldas tengan una longitud máxima. Que además esta compañía esté fuertemente apoyada con 16 millones de euros de todos los melillenses, creo que puede ser una burla al Dia de la Mujer Trabajadora.

Salima Abdeslam Aisa

1 Comentario

  1. Me parece un caso decepcionante a la par que una muestra mas de la poca evolucion tanto civica como social. Estas cosas son las que hacen que el sistema vaya hacia atras y no hacia el desarollo y la cordialidad.
    Ya no basta con estar formado/a en el ambito laboral ni personal si no que encima debemos ocultlar y hacernos presos de nuestras propias convicciones e ideas.
    Mi enhorabuena por la publicacion de este caso y por su denuncia publica.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*