Abdeslam denuncia que el Gobierno tiene la culpa de haber convertido la Cañada en un gueto

Abdeslam aseguró ayer que el Gobierno local tiene que cambiar el barrio para evitar más conflictos.


La diputada de Coalición por Melilla (CpM) Salima Abdeslam insistió ayer en que es imprescindible que el Gobierno actúe en La Cañada de una forma integral para tratar de solucionar los problemas estructurales que están desencadenando disturbios como los que se produjeron en el barrio el pasado viernes. Abdeslam recordó, tal y como ha hecho ya esta semana su compañera de partido Dunia Almansouri, que esta zona de la ciudad tiene los mayores niveles de fracaso escolar, pobreza infantil y desempleo de Melilla. La cepemista recalcó que hay un problema de seguridad y que es necesario que el Gobierno local actúe cuanto antes.
En este punto, Abdeslam dijo que hay varias consejerías que tendrían que implicarse para acabar con esta situación. Así, indicó que desde Educación deberían intentar que los niños accedan a centros de formación a edades tempranas, incluso antes de que sea obligatorio. La diputada de CpM recordó que hay mucho niños en esta zona de la ciudad que ni siquiera conocen bien el idioma y que esto es algo que hay que solucionar cuanto antes. Asimismo, recordó que desde su formación han pedido comedores infantiles para tratar de paliar los problemas de alimentación que hay entre los más pequeños que residen en estos barrios. “Hicimos la propuesta hace meses y aún no tenemos respuesta”, dijo.
Abdeslam aseguró que los problemas que hay en este barrio están provocando que se creen guetos. “Eso es lo que después genera problemas como los de la semana pasada”, insistió.
Asimismo, la diputada cepemista apuntó que la Consejería de Fomento y Emvismesa deberían controlar la construcción de viviendas ilegales que hay en el barrio de La Cañada. Abdeslam señaló que puede permitirse que continúen levantándose casas que no cumplen los requisitos mínimos de seguridad, porque en el caso de que se produjera algún incidente las consecuencias serían muy graves.
En cuanto a la generación de empleo, Abdeslam señaló que la empresa pública Proyecto Melilla S.A. (Promesa) tiene la obligación de involucrarse más en esta zona de la ciudad y elaborar un plan específico que se ajuste a las características y necesidades de la población de La Cañada y otros barrios deprimidos melillenses. La cepemista insistió en que desde el Ejecutivo local tienen que ponerse en marcha para realizar programas formativos y de inserción laboral, especialmente destinados a jóvenes y familias con todos sus miembros en paro.
En cuanto a las críticas del presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, la diputada del partido de la oposición dijo que lo único que puede hacer CpM para intentar cambiar la situación es presentar propuestas y recalcó que eso es lo que han estado haciendo hasta ahora. “El problema es que las medidas que nosotros presentamos siempre se quedan en un cajón”, dijo Abdeslman. La cepemista insistió en que es necesario actuar cuanto antes para que no vuelvan a repetirse incidentes como los de este viernes o los que ya se vivieron en 2010.

Abdeslam critica que Javier González no haya dicho nada de los disturbios

La diputada de Coalición por Melilla (CpM) Salima Abdeslam criticó ayer que el consejero para los distritos IV y V, Javier González, no se haya pronunciado en ningún momento después de los disturbios del pasado viernes. “No es lógico que el responsable de este área no haya valorado nada sobre lo ocurrido” apostilló la cepemista, que exigió a González que dé su opinión sobre lo ocurrido y busque soluciones a esta situación. Hay que recordar que esta misma semana la cepemista Dunia Almansouri señaló que el Gobierno local había creado esta consejería para tratar los problemas de estos barrios y sin embargo las actuaciones llevadas a cabo “no habían servido para nada”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*